Las fábulas

Las fábulas han sido útiles para el aprendizaje de valores y ética desde la infancia. Se debe tener en cuenta que nuestros niños están conociendo el mundo y todo alrededor llama su atención, por lo que es necesario llegar a ellos de una forma vistosa, atractiva y asertiva. La fábula, es un poderoso recurso, un excelente método de enseñanza para la formación y educación porque fomentan los valores, el desarrollo de la imaginación, habilidades relacionadas a la creatividad, el discernimiento. En su forma tradicional, se sintetiza al final de la narración en una moraleja. Es una buena excusa para promover la lectura en edades tempranas. haciendo uso de sus atractivos personajes, sus llamativos contextos e historias, mostrando la lectura como una fuente de conocimiento, de placer, dando ese toque del sentido de aventura… aptitud del alma que representa las imágenes de las cosas reales o ideales. Áli Nicolaás

jueves, 5 de enero de 2017

El aceituno y la higuera

El aceituno ridiculizaba a la higuera porque, mientras él era verde todo el año, la higuera cambiaba sus hojas con las estaciones. Un día una nevada cayó sobre ellos y  estando el aceituno lleno de follaje, la nieve cayó sobre sus hojas y con su peso se quebraron sus ramas, despojándolo inmediatamente de su belleza y matando al árbol. Pero al estar la Higuera desnuda de hojas, la nieve cayó directamente a la tierra, y no la perjudicó en absoluto
Moraleja: Cuando descalifico, debería ponerme a prueba yo mismo…
             





domingo, 25 de diciembre de 2016

Diógenes y el calvo
Diógenes, el filósofo griego también conocido como Diógenes el cínico, era insultado por un hombre que no tenía cabello “calvo”. Al escuchar estas ofensas Diógenes, respondió: -“Que me libren los dioses de responderte también con agravios, al contrario, alabo a los cabellos que han abandonado esa cabeza pelada
Moraleja:Juzgar cruelmente a otros  exige que se paguen las burlas que han lastimado  y se compruebe,  que no se era tan inteligente.



jueves, 22 de diciembre de 2016

El naùfrago y el mar
Arrojado un náufrago en la orilla, se durmió de fatiga; mas no tardó en despertarse, y al ver al mar, le recriminó por seducir a los hombres con su apariencia tranquila para luego, una vez que los ha embarcado sobre sus aguas, enfurecerse y hacerles perecer. Tomó el mar la forma de una mujer y le dijo: “-No es a mí sino a los vientos a quienes debes dirigir tus reproches, amigo mío; porque yo soy tal como me ves ahora y son los vientos los que, lanzándose sobre mí de repente, me encrespan y enfurecen”
Moraleja: Reprochar  con emociones, muestra puntos fuertes y vulnerabilidades mientras que hacerlo a quien corresponde… somete a prueba


Image and video hosting by TinyPic








viernes, 9 de octubre de 2015

Los dos enemigos

Dos hombres que se odiaban entre sí navegaban en la misma nave, uno sentado en la proa y otro en la popa. Surgió una tempestad, y hallándose el barco a punto de hundirse, el hombre que estaba en la popa preguntó al piloto que cuál era la parte de la nave que se hundiría primero.  
¡¡¡La proa!!! dijo el piloto Entonces repuso este hombre: ¡¡¡¡¡ No espero la muerte con tristeza, porque veré a "Mi Enemigo" morir antes que yo !!!!
Moraleja; Los enemigos que actúan bajo el mandato de la maldad,serán destruidos por sus propias acciones 



miércoles, 16 de septiembre de 2015

El buho y las aves
Un búho, en su sabiduría, aconsejó a las aves que cuando ciertas  bellotas comenzaran a salir, las alejaran de la tierra y así no pudieran crecer, y agregó: “Las bellotas producirían un fruto, del cual un veneno irremediable sería extraído y por el cual ustedes serán capturadas” Les recomendó que desenterraran las semillas del lino, que los hombres habían sembrado, pues era una planta que no les presagiaba nada bueno. Y, finalmente, el búho, viendo acercarse a un arquero, les previno que este hombre, estando parado en un mismo sitio, lanzaría dardos armados con plumas que volarían más rápido que las alas de ellas mismas. Las aves no dieron crédito a estas palabras de advertencia, y más bien pensaron que el búho estaba fuera de sí y dijeron que estaba loco. Pero después, ante los hechos, descubrieron que sus palabras eran ciertas, y ellas se admiraron de su conocimiento y la juzgaron de ser la más sabia de las aves. De ahí es que parece que ellas lo contemplan como el que sabe todas las cosas, y aunque él ya no les da nuevos instrucciones, en la soledad lamenta que no siguieran sus anteriores enseñanzas.
Moraleja: Reconoce  que el sabio es un integrador que explica el futuro con el pasado, que sabe captar las grandes oportunidades viendo las amenazas, y que quiere que tu vida siga y mejore, aplicando sus consejos...


sábado, 22 de noviembre de 2014

El viento del norte y el sol
El viento: Borèas y el sol: Helios, disputaban por su fuerza. Acordaron conceder el triunfo al que de ellos consiguiera desnudar a un caminante. Bóreas empezó soplando con mucha fuerza, como el hombre apretó su vestimenta, el viento arreció más fuerte. El hombre, molesto por el frío, se puso encima otro manto y aún más grueso hasta que Bóreas, cansado, se lo pasó a Helios. Éste, al principio, lució con moderación, cuando el caminante se quitó el vestido que llevaba de más, el sol aumentó el ardor de sus rayos, hasta que no pudiendo soportar el calor… este se desnudó y fue a bañarse al río que había al lado. 
Moraleja: Un encuentro entre egos personales, busca tener mayor preponderancia uno sobre el otro. La solución: Abrir diálogos. El secreto: Estar dispuesto







lunes, 9 de junio de 2014

El gallo y la joya
Un gallo, buscando comida para él y sus gallinas, encontró una gema y exclamó:
 Si mi dueño te hubiera encontrado, y no yo, él te habría tomado, y llevado a vender; pero yo no he encontrado para ti ningún objetivo. Prefiero tener un grano de cereal que todas las joyas en el mundo...
Moraleja: la riqueza mayor es la que brinda verdadero bienestar, deleite, beneficio, utilidad provecho, satisfaciendo placenteramente las necesidades diarias


lunes, 28 de abril de 2014

Los ratones y las comadrejas
Se hallaban en continua guerra los ratones y las comadrejas. Los ratones, que siempre eran vencidos, se reunieron en asamblea, y pensando que era por falta de jefes que siempre perdían, nombraron a varios estrategas. Los nuevos líderes recién elegidos, queriendo "deslumbrar y distinguirse" de los soldados rasos, se hicieron una especie de cuernos y se los sujetaron firmemente. 
Vino la siguiente gran batalla, y como siempre, el ejército de los ratones llevó las de perder. Entonces todos los roedores huyeron a sus agujeros, y los jefes, no pudiendo entrar a causa de sus cuernos, fueron apresados y devorados.
Moraleja: Si eres gerente de  alto nivel, no alardees de tu cargo , pues mucho mayor que la apariencia de la gestión, es la misión de cumplir lo encomendado con compromiso y responsabilidad 
   





jueves, 31 de enero de 2013

La zorra y las uvas
 La vieja y astuta zorra estaba decepcionada. Durante todo el día había merodeado tristemente por los densos bosques y subido y bajado a las colinas peró ¿De qué le había servido? No hallaba un solo bocado, ni siquiera un ratón de campo, se estaba sintiendo tan vacía por dentro que casi no podía pensar en otra cosa, llegó a la conclusión de que nunca había tenido más hambre en su vida. Además, sentía sed, una sed terrible. Su garganta estaba reseca. En ese estado de ánimo. dio la vuelta a un muro de piedra y se encontró con algo que le pareció casi un milagro. Allí frente a ella, había un viñedo lleno de racimos de frescas y deliciosas uvas, que sólo esperaban que las comiesen. Eran grandes y jugosas e impregnaban el aire con su fragancia. La zorra no perdió el tiempo Corrió, dio un salto y trató de asir la rama más baja, con sus hambrientas mandíbulas ¡pero no llegó a alcanzarla! Volvió a saltar, esta vez a una altura algo mayor, y tampoco pudo atrapar con los dientes una sola uva. Cuando fracasó por tercera vez, se sentó por un momento y, con la reseca lengua colgándole, miró las docenas de ramas que pendían fuera de su alcance. El espectáculo era insoportable para una zorra famélica, saltó y volvió a saltar, hasta que sintió mareos. Necesitó mucho tiempo pero, por fin comprendió que las uvas estaban tan fuera de su alcance... como las estrellas del cielo. Y no le quedó más recurso que batirse en retirada. -¡Bah! -murmuró para sí- ¿Quién necesita esas viejas uvas agusanadas? Están verdes... sí, eso es lo que pasa. ¡Verdes! Por nada del mundo las comería. -¡Ja, ja! dijo el cuervo, que había estado observando la escena desde una rama próxima- ¡Si te dieran un racimo, veríamos si en verdad las uvas te parecían verdes!
Moraleja: Hay que esforzarse para conseguir lo que se desea, con meta definida y herramientas adecuadas para no decepcionarse en el intento...



lunes, 28 de enero de 2013

El perro y el reflejo del rio                   
           
Por la orilla del río caminaba un perro llevando en su hocico un sabroso pedazo de carne. Vio su propio figura en el agua y creyó que aquella imagen revelada era en realidad otro perro que llevaba un trozo de carne mayor que el suyoY deseando adueñarse del pedazo ajeno, soltó el propio para arrebatar el trozo a su supuesto compadre. Pero el resultado fue que se quedó sin el de él y sin el ajeno: éste porque no existía, sólo era un reflejo,  y el otro, el verdadero, porque se lo llevó la corriente.
Moraleja: La codicia y la avaricia   puede hacerte perder lo que ya has adquirido  con mucho esfuerzo…




martes, 22 de enero de 2013

La gallina de los huevos de oro

Erase un labrador tan pobre, que ni siquiera poseía una vaca.. un día, trabajando en el campo, lamentándose de su suerte, apareció un enanito que le dijo: “-Buen hombre he oído tus lamentaciones, voy a hacer que tu fortuna cambie, toma esta gallina es tan maravillosa que todos los días pone un huevo de oro” El enanito desapareció y el labrador llevó la gallina a su corral. Al día siguiente ¡oh sorpresa! encontró un huevo de oro. Lo puso en una cestita y se fue con ella a la ciudad, donde lo vendió por un alto precio. Al día siguiente, loco de alegría, encontró otro huevo de oro. ¡Por fin la buenaventura había entrado a su casa! Todos los días tenía uno nuevo. Fue así que poco a poco, con el producto de sus ventas, fue convirtiéndose en el hombre más rico de la comarca. Sin embargo, una insensata avaricia hizo presa su corazón y pensó: “¿Por qué esperar a que cada día la gallina ponga un huevo? Mejor la mato y descubriré la mina de oro que lleva dentro”. Así lo hizo, pero en el interior de la gallina no encontró ninguna mina....
Moraleja: En vez de añorar lo que no tengo y pasar por alto los tesoros que SÌ poseo, estoy satisfech@ con lo que es








jueves, 17 de enero de 2013

La tortuga y la liebre

Cierto día una liebre se burlaba de las cortas patas y lentitud al caminar de una tortuga. Pero ésta, riéndose, le replicó:
-Puede que seas veloz como el viento, pero yo te ganaría en una competencia.
Y la liebre, totalmente segura de que aquello era imposible, aceptó el reto, y propusieron a la zorra que señalara el camino y la meta.
Llegado el día de la carrera, arrancaron ambas al mismo tiempo. La tortuga nunca dejó de caminar y a su lento paso pero constante, avanzaba tranquila hacia la meta. En cambio, la liebre, que a ratos se echaba a descansar en el camino, se quedó dormida. Cuando despertó, y moviéndose lo más veloz que pudo, vio como la tortuga había llegado de primera al final y obtenido la victoria. 
Moraleja: Si identificas tu potencialidad en las competencias, en los retos, y la pones en práctica, seguro triunfarás...



miércoles, 2 de enero de 2013

El ratòn campestre y el cortesano
Un ratón campesino tenía por amigo a otro de la corte, y lo invitó a que fuese a comer a la campiña. Mas como sólo podía ofrecerle trigo y yerbajos, el ratón cortesano le dijo: ¿Sabes que llevas una vida de hormiga? En cambio yo poseo bienes en abundancia. Ven conmigo y a tu disposición los tendrás. Partieron ambos para la corte. Mostró el ratón ciudadano a su compañero trigo y legumbres, higos y queso, frutas y miel. Maravillado el ratón campesino, lo bendecía de todo corazón y renegaba de su mala fortuna. Dispuestos ya a darse un festín, un hombre abrió de pronto la puerta. Espantados por el ruido, los dos ratones se lanzaron temerosos a los agujeros. Volvieron luego a buscar higos secos, pero otra persona incursionó en el lugar, y al verla, los roedores se precipitaron nuevamente en una rendija para esconderse. Entonces el ratón de los campos, olvidándose de su hambre, suspiró y dijo al ratón cortesano: Adiós amigo, veo que comes hasta hartarte y que estás muy satisfecho; pero es al precio de mil peligros y constantes temores. Yo, en cambio, vivo mordisqueando la cebada y el trigo, mas sin congojas ni temores hacia nadie.
Moraleja: Tener acceso a la serenidad,a la quietud y a la paz del ser, es un gran regalo de la vida…